martes, 22 de mayo de 2018
   
 
30/10/2017
     
Oportunidad

La renuncia de Alejandra Gils Carbó representa el mejor momento posible para la designación cómo Procurador-a de alguien con antecedentes impecables en materia de independencia y capacidad. Con Rosatti y Rosenkrantz nunca hubo dudas respecto a sus méritos pero el Gobierno tuvo que dar marcha atrás con un llamativo decreto cuestionado por propios y ajenos. El frustrado intento de CFK por colocar a Reposo. Nombres posibles? Los condicionamientos del número en el Senado. Raúl Plee es el primero mencionado cómo alternativa. Alberto García Lema, cercano a gobernadores del PJ también es mencionado.

   Hay tiempo hasta fin de año pero es dable suponer que el Ejecutivo tiene ya mas de una alternativa para reemplazar a la renunciante procuradora. Hace casi dos años que aguardaban este momento y resultaría llamativo que la búsqueda comenzara  recién ahora. Las características del nombramiento, necesita el respaldo de dos tercios del Senado, hace que la designación nunca sea sencilla.  Alejandra Gils Carbo es una prueba. El primer designado por CFK para ese lugar fue Daniel Reposo, en ese momento Sindico General de la Nación.  Llegó con antecedentes mas que austeros, señalado por su notoria dependencia del poder político y en el examen ante la Cámara Alta mostró insolvencia y un currículum poco verificable. La oposición de la UCR fue inmediata y se definió por la negativa cuando Roxana Latorre,  representante por Santa Fe del FPV,  comunicó que también rechazaba su nombramiento. El Ejecutivo tuvo que retroceder y allí apareció el sorpresivo nombre de quién ocupará la Procuración hasta fin de año. Gils Carbó tenia antecedentes  sólidos  para ocupar ese lugar pero había confrontado en su momento con Néstor Kirchner cuando dictaminó cómo Fiscal contra la reclamada fusión de Cable Visión y Multicanal.  El requerimiento de una mayoría especial siempre es un camino complejo. La designación del Defensor del Pueblo Nación sigue vacante desde hace años por ese motivo. Renunció Eduardo Mondino hace mas de cinco años y nunca se encontró la figura de consenso recesaria. Pasó con el tramo final de la gestión kirchnerista y en estos dos primeros años. 

   A partir de diciembre Cambiemos resultará mas fortalecido en Senadores pero igualmente habrá mucho para negociar. Se necesitan 48 votos para consagrar cualquier candidato y  ningún bloque está cerca de ese número. José Torello será un hombre clave en la elección del futuro candidato y de allí la mención de Raúl Plee con quién tiene cercanía desde hace años.  Mas allá de esta designación, el Gobierno trabaja desde hace un tiempo en la implementación de una anunciada reforma Judicial.  Algunos de los convocados fueron Ricardo Gil Laavedra, Alejandro Fargossi y Guillermo Lipera.Otra de las opiniones decisivas, para mocionar o vetar, será la de Elisa Carrió. Siempre enfrentada con Gils Carbó  pero oponiendosé  de manera firme a su remoción por decreto.