miércoles, 21 de noviembre de 2018
   
 
25/10/2017
     
Destino marcado

Tras los pedidos de desafuero de dos Jueces (Bonadío y Rodriguez) estaba claro que el FPV no tenía número ni respaldo legal para seguir evitando la salida de la Cámara de Julio De Vido. Algunos integrantes del propio espacio sostuvieron que iban a votar a favor y eligieron no bajar al recinto antes de mostrar la fractura de manera pública. Otros bloques, cómo el puntano y la izquierda, también modificaron su posición del mes de julio ante la solicitud formal de dos magistrados. Antecedentes. Lo que viene. La votación fue contundente: 176 votos afirmativos y una abstención. La diputada rionegrina Soria y otros tres representante del FPV también votaron por la positiva. Inmediatamente después de terminada la sesión Gendarmería concurrió al domicilio del ex ministro para concretar su detención.

  Pablo Tonelli, titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales, sabía desde la semana pasada cuál iba a ser el resultado de la sesión de este mediodía. Desde que se conoció la solicitud de ambos jueces,  rápidamente,  varios legisladores anticiparon de manera pública o reservada que iban a modificar su voto anterior.  Sin el respaldo de estos sectores el kirchnerismo quedaba desguarnecido y el destino de Julio De Vido empezaba a sellarse. 

 No hay demasiados antecedentes sobre lo votado hoy.  El único diputado desaforado de idéntica manera fue el ex comisario Luis Patti y quién lo defendia en ese momento era su compañero de bloque Esteban Bullrich. Los demas casos fueron todos diferentes. César Angeloz solicitó personalmente  a Carlos Ruckauf  (Presidente del Senado) que "se tomaran las medidas pertinentes para facilitar su comparencia en la Justicia"  y luego retornó a la Cámara. Angel Luque, diputado saadista, fue expulsado. Eduardo Varela Cid resultó suspendido y Norma De Godoy (PJ) renunció antes de sanciones mas graves. Al correntino Raúl Romero Feris en la Cámara Alta y a Antonio Domingo Bussi en Diputados no les fueron aceptados los pliegos correspondientes y ni siquiera pudieron asumir.

  Julio De Vido fue ministro  desde el año 2003 hastá el último día del mandato de Cristina Fernández en diciembre del 2015 pero ya había sido funcionario de Néstor Kirchner en 1987 cuándo el ex presidente asumió cómo intendente de Río Gallegos. Su situación judicial siempre fue complicada desde el momento que tres de sus secretarios (Jaime, Baratta y José López) ya se encuentran detenidos. Sin embargo, también es cierto que el andamiaje jurídico y legal del ministerio que conducía -tarea a cargo de Roberto Dromi - le posibilitaba no colocar su firma en la mayoría de los emprendimientos a su cargo.  En lo político el precedente que sienta su desafuero tampoco es menor. La primera pregunta era si ocurrido con él era trasladable a otras figuras del kirchnerismo con causas pendientes. Sobre el tema los diputados del oficialismo fueron prudentes y consignaron que deberá observarse cada caso en particular.