miércoles, 21 de noviembre de 2018
   
 
15/09/2017
     
Dujovne avisa

Nicolás Dujovne presenta hoy el presupuesto 2018 y ayer hizo dos anuncios en paraleo: confirmó un incremento del 22 % en todos los planes asistenciales pero también reclamó la necesidad de trabajar para un "estado austero". El empleo público cómo variable. Luces amarillas en el Congreso y Conicet. Reacción gremial.

 
   Referentes sindicales de distintos sectores estatales conviven desde hace mucho con el mismo diagnóstico formulado por hombres del propio Gobierno: Reducir el déficit fiscal es urgente e imprescindible, pero no se van a afectar planes cómo la AUH u otros que atienden a los segmentos mas postergados de la sociedad. La reducción en el gasto deberá llegar por un aumento de tarifas superior a la inflación,  la consiguiente baja de subsidios y la continuidad del recorte de empleo público.  Esta política ya se aplicó a comienzos de la gestión para luego ser dejada de lado ante el incremento de la conflictividad social.

   A mediados del año pasado se contabilizaban mas de 10.000 cesantías en distintas dependencias públicas y  la dirigencia gremial ya supone que este procedimiento será reanudado luego de octubre.  Los más afectados, cómo en aquel  momento,  serían quienes trabajan en condición de contratados.

   En su momento la reacción de UPCN fue muy acotada y tampoco se notaron demasiado los reclamos de APL porque en el Congreso lograron reducir de manera considerable la nutrida lista de despidos confeccionada en primera instancia, especialmente en el Senado. Las dos conducciones de ATE produjeron movilizaciones masivas contra la decisión del Ejecutivo pero para el Gobierno nunca ha sido prioritario el tipo de vínculo sostenido con Hugo Yaski y Pablo Micheli. El argumento principal del oficialismo en  todos los casos es el exceso de personal en casi todas las áreas y los distintos referentes gremiales pocas veces tienen elementos de peso para el debate puntual de la cuestión.

   La cuestión social originada por la decisión de interrumpir contratos no es menor. Mayoritariamente afecta a un sector de ingresos bajos (entre $ 10.000 y $ 15.000) y con escasas posibilidades de incorporarse al mundo del trabajo privado, pero explican que no hay demasiadas alternativas: El gasto social no puede ser tocado porque pone en riesgo la gobernabilidad, el endeudamiento ya esta en su techo y es urgente la reducción del déficit fiscal.

  La pelea hoy en el CONICET, cuantitativamente, es menor. Solo se discute la continuidad y el monto de 500 contratos, pero Dujovne pretende recortes en absolutamente todas las áreas. El Congreso siempre es candidato puesto a la hora de reducir personal  y anticipar jubilaciones y está claro que no viene un fin de año sencillo. No son las únicas áreas en observación pero  algunas peleas presupuestarias son mas duras que otras. Ayer dijo Fernando Sánchez (futuro integrante "lilito" de la Jefatura de Gabinete) que el Poder Judicial "no puede quejarse por falta de fondos y estaría bueno que la Corte Suprema explique que hace con esos recursos y esa cantidad de empleados" Recorte en marcha para Lorenzetti? Difícil. El Presidente de la Corte fue siempre un aplicado lobbysta  de su corporación. Y también está claro que para el Ejecutivo siempre será mas sencillo un recorte del empleo público que un choque  con el Poder Judicial.


  Presupuesto 2018. Está claro que no habrá novedades en cuánto al posible crecimiento del PBI,  inflación prevista y cotización del dólar para finales del año que viene. El "estado austero"  que proclamó el Ministro anticipa en cambio medidas ingratas y previsibles tensiones sociales.