sábado, 21 de julio de 2018
   
 
12/09/2017
     
Urgencias

Convocatoria sin red de Cristina Fernández de Kirchner a Massa y Randazzo para unificar a la oposición. Devoluciones negativas. El techo bajo. Efecto Maldonado. La economía en auxilio del Gobierno. Complicaciones peronistas en el mediano plazo.

 
   El kirchnerismo no tiene una estrategia de victoria en la provincia desde el pasado 14 de agosto a la mañana, cuando descubrió que el imaginado triunfo por cuatro o cinco puntos contra Esteban Bullrich iba a ser imposible.  Hasta allí el voluntarismo de la campaña indicaba que con ese porcentaje de diferencia alcanzaba para terminar en octubre arriba del candidato de Cambiemos. Con los resultados puestos y Massa perdiendo protagonismo, siempre estuvo claro que lo que venía no era bueno.

   Aparecieron en los últimos dias por lo menos cinco encuestas y todas la colocan  a Cristina Fernández en el segundo lugar. Algunas por un punto y otras por cuatro, pero ninguna arriba. Este marco es la causa principal de la convocatoria de ayer para unificar a la oposición.  La iniciativa es comprensible ("el adversario común es Macri,  lo importante es juntarnos y ganarle. Luego vemos cómo sigue nuestra convivencia") pero el problema radica en las respuestas recibidas. Nadie convaldió nada ni habilitó ningún diálogo futuro. Sergio Massa dijo "no hay  unidad posible con los responsables de la falta de diálogo en la Argentina";  El FIT, a través de Néstor Pitrola, indicó que "no puede haber acuerdo con quien permite la represión a los docentes de Santa Cruz" y  Juan Manuel Abal Medina expresó "Nosotros siempre quisimos la unidad, pero nos cerraron la puerta y hasta se fueron del partido para impedir nuestra participación en las PASO"

  Rara la estrategia cristinista, o únicamente producto de la urgencia electoral. Cuál puede ser el rédito de acá a octubre de hacer un llamamiento a los demás opositores y recibir solo respuestas negativas? Cómo se sigue? No hubo ninguna gestión previa y reservada con nadie? La economía tampoco es generosa para ella. Los cuestionamientos por el endeudamiento y el aumento de tarifas fue el eje de campaña en las PASO y no alcanzó para consolidar una oposición sólida. Lo que viene, indican desde el propio kirchnerismo, serán datos mucho mas amables en materia de crecimiento y generación de empleo.

   Está claro que la ex presidenta nunca ha estado demasiado cómoda negociando o dialogando con otros sectores, pero resulta poco imaginable poder sumar algún otro referente opositor solo mediante un escrito en las redes sociales.  Desde diciembre del 2015 el kirchnerismo confrontó feo con Massa y se peleó con Randazzo, nunca hubo diálogo ni tampoco esbozos de una política conjunta para enfrentar a Cambiemos ¿ Justamente ahora viene esta oferta de unidad y sin contacto personal entre las partes?

  Más allá del resultado electoral, lo que viene tampoco es sencillo para un peronismo donde casi todos caminan con anteojeras.  Gobernadores cómo Schiaretti, Verna, Urtubey  y  Senadores encabezados por Miguel Pichetto imaginan una renovación con el paso a retiro de CFK cómo única opción. La ex presidenta igual, pretende liderar la oposición a Macri cuando su fuerza territorial apenas se reduce a un par de secciones electorales de la provincia de Buenos Aires. Se desconocen mutuamente y de ese modo alfombran de la mejor manera posible la consolidación de Cambiemos cómo estructura nacional. 

   La pregunta pendiente es la evolución judicial y política de la desaparición de Santiago Maldonado. La misma encuesta que ayer lo da a Esteban Bullrich ganando sobre CFK por casi cuatro puntos,  indica que un 24% de la sociedad podría modficar su voto de acuerdo a lo que termine pasando con  el caso.  Luz amarilla para el Gobierno?  Puede encontrar allí CFK lo que salió a buscar de manera urgente y sin reaseguro en las redes sociales?