martes, 22 de mayo de 2018
   
 
22/08/2017
     
Momentos

Una marcha o un paro en una sociedad donde la mitad de los trabajadores percibe un salario apenas superior a $ 10.000 siempre tiene razones valederas, pero la convocatoria de hoy esta particularmente desacoplada del momento político: No hubo voto castigo para el Gobierno la semana pasada y las divisiones de la oposición gremial y política son claramente funcionales al Ejecutivo.

  El dato mas importante de la movilización de hoy es la agudizada crisis de la conducción de la CGT,  profundizada desde la salida de Hugo Moyano y Antonio Caló y  alentada hoy  explícitamente por el Gobierno que busca acuerdos con algunos sectores y desestima a otros. 

   El ala mas crítica es la que responde al bancario Sergio Palazzo, cercano al kirchnerismo y alejado de la conducción. Muy cerca suyo en esta ocasión está Pablo Moyano, siempre muy rápido a la hora de enunciar posiciones de mucha dureza que luego su padre generalmente atempera y diluye. Omar Plaini orbita cerca de ambos y con todos ellos tiene muy buen diálogo Juan Carlos Schimdt, que será esta tarde el único orador. Todos ellos convalidaron también la participación esta tarde de referentes de las dos CTA cómo Hugo Yaski y Pablo Micheli y   de movimientos sociales cómo la CTEP de Juan Grabois y otros.

   Otro grupo es el mas opuesto a cualquier posible convocatoria a un paro general y tampoco estaba cómodo con esta movilización. Andrés Rodriguez (UPCN) dijo "No esta previsto ningún cese de actividades".   Armando Cavalieri (Comercio) jefe del sindicato con mayor cantidad de afiliados era partidario de una concentración en la puerta del gremio y anoche estaba en duda hasta esa decisión. En la misma posición se anota Héctor Daer de Sanidad. Las conducciónes de UOCRA, Petroleros y Smata,  se mantienen alejada de  escenarios de protesta ya  que negocian de manera individual con el Gobierno ciertas modificaciones en sus convenios laborales a cambio de evitar suspensiones y despidos.

 Omar Maturano (Unión Ferroviaria) planteó otro tipo de diferencia que complejiza la organización del acto. Adhiere a la marcha y los reclamos del sector mas combativo pero anticipó que no compartirá el palco con dirigtentes de la CTA u otros sectores que no representen a los secretarios generales de la CGT. 

  La última convocatoria de marzo terminó con el atril de los oradores volando por el aire y con cruces internos sobre la responsabilidad de lo sucedido. Esta tarde la responsabilidad de la organización recae en los camioneros de Hugo y Pablo Moyano. Mas allá de cómo termine esta claro que no habrá foto de unidad y el dato es el más funcional para Jorge Triaca y el Gobierno, que acentuará su diálogo con los moderados y profundizará el aislamiento de los mas combativos.