miércoles, 21 de noviembre de 2018
   
 
10/08/2017
     
Incertidumbre

"Es posible que en las PASO estén algún punto arriba" dijo Carrio. "Espero que tengamos una buena elección en octubre" (Mauricio Macri) "Si perdés, algo hiciste mal" (María Eugenia Vidal) Quejas contra una sociedad que olvida. El futuro que no llega. Rumbo estrátegico en dudas.

 " La ex presidenta  tiene a Lázaro Báez, López y su contador presos. Tuvieron que proteger a De Vido en Diputados, cómo puede ser que mida lo que mide en las encuestas? " decía ayer a la tarde un integrante del Gobierno. Margarita Stolbizer piensa parecido "Jamás me imaginé esto cuando ella se fue el 10 de diciembre" Carlos Fara, encuestador y consultor dijo esta mañana "Pensar en una disolución rápida del kirchnerismo fue un poco voluntarista. Cristina Fernández se retiró de manera muy distinta a Menem. Con una elevada imagen negativa pero también con un histórico núcleo duro que nunca dejó de respaldarla"

  El encubierto - o no tanto- reproche a la falta de memoria puede ser justificado pero hay otro elemento clave para explicarlo y es la notoria ausencia de Presente.  Mañana se cumplen 20 meses de gestión macrista y el aquí y ahora del Gobierno no apareció o apareció mal. Todo el discurso oficial, acentuado en la campaña es mirando el Futuro. "Quiero que la gente sea féliz " dijo ayer el Presidente hablando con Santiago Del Moro.

  Mas de un año y medio de gestión no es demasiado pero tampoco es poco. Y por allí pasan los reclamos, las dudas, apatías y el temor a lo que digan los resultados del domingo: "Siempre hay nervios y preocupación" confesó hoy Guillermo Montenegro.

   Cuáles fueron los ejes de gestión económica y polítca de Cambiemos en este tiempo traumático?  Se celebró rápido la salida del cepo y  prometió de inmediato un segundo semestre (del 2016) de recuperación económica que no llegó nunca o aparece - muy sectorial- recién ahora. Luego  el aumento de tarifas. Imprescindible, pero explicado de la peor manera, moroso con las obligatorias Audiencias Públicas y sin manejo político para resolver miles de comprensibles situaciones particulares.

 Por supuesto que lo económico es un condicionante clave, pero la política tamoco apareció en este tiempo.  El radicalismo, Massa, Pichetto y otros propusieron en el inicio un gran acuerdo que generará otro clima de convivencia y permitiera la aprobación de un conjunto de leyes indispensables antes y ahora. No se los escuchó , quedando incluso en una situación incómoda los pocos propios (Monzó y Pinedo entre ellos) que compartian  una posición  similar. No hubo diálogo con los gobernadores y  se chocó gratuitamente con el Senado pretendiendo la designación por decreto de dos nuevos miembros de la Corte. Lo de Diputados es mas difícil de explicar. Siempre sin número intentaron votar el Juicio Político de Alejandra Gils Carbó, expulsar a De Vido o aprobar la ley de Responsabilidad Penal Empresaria. Perdieron en las tres ocasiones cuando el camino de manual es evitar siempre el  escenario de una posible derrota: se gana o no hay  proyecto a consideración. 

  En su génesis y hasta el momento de la victoria Cambiemos era un trípode conformado por el liderazgo de Macri, el aporte territorial de la UCR y la impronta personal, oscilante y poco orgánica de Carrió. El presente demuestra otra cosa.  El radicalismo careció de todo brillo en los contados pasos por el Ejecutivo y la conformación de listas para el domingo no es una foto tranquilizadora para el post octubre. Martín Lousteau con armado propio  en Capital apoyado por Nosiglia y Storani.  Ricardo Alfonsín en rebeldía en Buenos Aires y  muy crítico de casi todas las decisiones del Ejecutivo. Lo que está claro en cambio es la notoria Lilita - Dependencia del Gobierno. Protagonista principal de la campaña, decisiva en el armado de listas en todo el país,  "Alerta moral" del Gobierno cómo la definió Felipe Solá en casos de corrupción que mencionaron a los propios y  la única con capacidad para marcar el rumbo o corregir errores en Diputados.

    Es razonable preguntar porque parte de la sociedad olvida y también está bien levantar un poco la mirada y apuntar al futuro, pero gestionar el presente es la responsabilidad principa y mas urgente de un Gobierno.  Hasta aquí Cambiemos está en deuda y por eso los temores. Después del domingo quedan hasta octubre dos largos meses. No es poco para enfocar la mirada y corregir errores.