miércoles, 21 de noviembre de 2018
   
 
25/07/2017
     
Mucho ruido

El oficialismo todavía no descarta lograr mañana la exclusión de Julio De Vido de la Cámara de Diputados. Si lo consigue va a celebrar un logro de peso antes de las primarias. Si no tiene número sumará un nuevo fracaso por una singular estrategia que desestima acuerdos que le permitan conformar las imprescindibles mayorías parlamentarias.

 Cambienos logró esta tarde dictamen en la Comisión de Asuntos Constitucionales y podrá tratar mañana la posible exclusión de Diputados de Julio De Vido. Hubo además pronunciamientos del Frente Renovador, el FPV y el Movimiento Evita lo que anticipa lo complejo de la sesión de mañana para lograr el objetivo previsto. No puede decirse que la intención del oficialismo esté frustrada pero el camino a recorrer no depende de su bloque y aliados. Per se no alcanzan el número previsto, dos tercios de los presentes, y todo dependerá de una ausencia masiva de legisladores kirchneristas -alrededor de 20- que tampoco parece el escenario mas previsible.

 El planteo de Elisa Carrió y Pablo Tonelli siempre fue el mismo: ni suspensión ni desafuero, exclusión. Los argumentos pueden ser sólidos desde lo ético cómo consecuencia de las mas de 100 causas que pesan contra el ex Ministro -entre ellos la tragedia de Once -  y el hecho  que  ya están detenidos secretarios suyos cómo Ricardo Jaime y José López. Lo político sin embargo es otro tema y también los resultados. Decenas de legisladores de la izquierda, el Bloque PJ, Misiones, San Luis y el Movimiento Evita nunca plantearon la defensa de De Vido ni la obstrucción de su salida sino caminos intermedios: Suspensión o desafuero. Los argumentos no son caprichosos. Van desde el derecho constitucional a aguardar una previa condena judicial o el detalle reglamentario que indica que  los presuntos ilíicitos fueron cometidos antes de su asunción cómo legislador. 

  Quienes no acompañen mañana la exclusión  pretenden estar tan lejos de cualquier defensa del ex  ministro como  ser funcionales a la estrategia de Cambiemos. Desde la semana pasada hasta hoy el oficialismo se abroqueló en su postura  y así fue perdiendo posibles aliados: Primero la izquierda, luego votos aislados del bloque PK,  mas tarde el Movimiento Evita y por último el Frente Renovador, que fue y vino con su adhesión o no al oficialismo. La sesión empieza mañana a las 12. El resultado final está por verse pero está claro que la falta de acuerdos le ha costado hasta aqui muy caro a Cambiemos:  Este año no aprobar el Régimen de Responsabilidad Penal Empresaria,  el corrimiento de Alejandra Gils Carbó como Procuradora,  la Reforma Electoral para implementar el Voto Electrónico o el intento de fijar guardias mínimas para los dias de paros de transporte. Es cierto que en ningún caso la oposición le facilita ningún tratamiento legislativo, pero también es verdad que en la mayoría de los caso el oficialismo eligió no negociar. Con una muy débil primera minoría en Diputados y amplia desventaja en Senadores es muy posible entonces que se repitan las malas noticias.