martes, 12 de diciembre de 2017
   
 
31/05/2017
     
Lapicera

El debate sobre Unidad o no en las PASO del peronismo es en escencia la pelea por el armado de las listas. Cristina y la posibilidad de una conducción menos centralizada.

  Florencio Randazzo quiere competir en las PASO contra CFK o quién determine la ex Presidenta. El kirchnerismo no puede evitar por ley la instancia de las Primarias pero pretende una lista única. Detras de todo el debate político lo que se discute en escencia es cómo llegan a esa instancia. La apuesta del ex Ministro del Interior y el conjunto de dirigentes que lo acompañan ( Alberto Fernández, Juan Manuel Abal Medina, Jorge Taiana, Antonio Caló, Jorge Arguello, Patricia Vaca Narvaja, Katopodis, Zabaleta y otros) es competir contra Cristina o quién determine y - de mínima - conformar un espacio que represente a un peronismo  que no reniegan in totum del kirchnerismo pero considera indispensable que haya una mayor democracia interna y menor control hegemónico.  

   Si hay competencia sus logros electorales habran de ser el natural respaldo para la discusión de listas. El porcentaje de votos que obtengan se constituye en su piso inamovible. CFK exige la unidad para evitar esa negociación. Con lista única la lapicera es sólo de ella. El kirchnerismo está dispuesto a ofrecerle a Randazzo el primer lugar de la lista pero a cambio el resto del armado seguiría siendo solo decisión de la ex Presidenta. Es lo que pretenden evitar quienes ayer presentaron avales dispuestos a la pelea, participar de la discusión por derecho propio y no por concesión ajena.