martes, 22 de mayo de 2018
   
 
29/05/2017
     
Cristina Si, Cristina No

Faltan tres semanas para que el peronismo defina su unidad o la ruptura. El tema es provincia de Buenos Aires pero la repercusión es nacional. El arte de lo posible o las convicciones. Lo homogéneo y lo heterogéneo. Negociadores.

 "A Randazzo lo voto sin dudar,  a Cristina ni loca" Es el testimonio personalizado de un focus - group. La protagonista tiene 51 años, casada, empleada del Congreso y 30.000 pesos de sueldo. De familia radical pero con poco compromiso político, votó a Macri hace un año y medio y hoy no quiere volver a votar a Cambiemos. Es una mirada puntual y sociológica de lo que se discute hoy en el peronismo junto a un marco político mucho mas amplio.

  Los argumentos por los cuáles la ex no debería ser candidata son muchos. Propios y ajenos.

  ---- Ella en la lista complica cualquier debate sobre la gestión de Macri. Todo será discutir el pasado.

  ---- La gente la va votar, entre otras cosas, disconforme con la economía. Y  cómo Senadora o Diputada no va a tener demasiado margen para modificar nada.

   --- La Cámara baja puede ser un escenario donde tenga mayor margen de movimiento, pero siempre será una figura muy  refractaria para otros sectores opositores.

  ---- Que pasa con Pichetto si va a la Cámara Alta? El rionegrino conduce? Ella divide el bloque y se discute quién tiene mas adherentes?

   Más allá de estas cuestiones operativas está lo político. Desde Gobernadores a Intendentes, pasando por el Movimiento Evita y otros dirigentes hay un masivo reclamo por terminar con un estilo de conducción absolutamente personalizado, inconsulto y reducido a un muy pequeño grupo de dirigentes de La Cámpora. En todos hay reconocimiento hacia su figura pero también un reclamo muy claro y firme: lo que viene debe ser distinto, basta de hegemonía.

  En lo electoral el testimonio del principio es muy gráfico. Cristina es la mejor de todas para consolidar el voto propio y la peor para sumar indecisos. Cómo un reflejo de su condición de dirigente: mucha capacidad conduciendo lo homogéneo y muy poca liderando lo heterogéneo. Cristina Fernández es indiscutida en los sectores mas populares de La Matanza y otros rincones varios del conurbano, es la Presidenta que se despidió con la Plaza llena y la de mas de siete puntos de rating en un programa de canal de cable. Pero también es cierto que su estilo y sus formas permitieron primero el surgimiento político de Sergio Massa y hoy tampoco puede contener a decenas de apellidos cómo Florencio Randazzoi, Alberto Fernández, Juan Manuel Abal Medina, Patricia Vaca Narvaja, Jorge Taiana, Julián Dominguez el "Chino" Navarro, Emilio Pérsico, Gabriel Katopodis, Juan Zabaleta  y varios otros. Desde el cristinismo duro calificarán rápido a todos cómo traidores o comprados por la plata de Cambiemos. En realidad pasa otra cosa: Falta capacidad de contención para conducir lo diverso y demasiada urgencia por alistar solo a los incondicionales. De ese modo se construyen lealtades siempre muy importantes pero ganar elecciones resulta casi imposible.

  Por estos andariveles puede transitar el debate de los próximos intensos dias: Construyo el espacio mejor alineado y mas combativo y me transformo en la mejor representante del 30 % de la sociedad o se morigeran los tonos, hacemos esfuerzos por convir con lo diverso y trabajamos para construir mayorías?

   Los argumentos por el NO parecen contundentes pero también hay otros elementos que juegan y pesan. En lo electoral Florencio Randazzo es un nombre mucho mas conocido por los dirigentes que por la sociedad y el tema no es menor. Hoy no hay ninguna encuesta donde supere a CFK, pero la cuestión  es política. El Gobierno de Mauricio Macri hizo poco y nada por reducir la grieta, olvidó  promesas y  al margen de lo económico mostró cambios radicales en : Políticas de DDHH, Ley de Medios y Fútbol para todos.   Los tres temas son muy caros al corazón del kirchnerismo y nadie mejor que ella para volver a reivindicarlos. 

  No es menor el dilema  para lo que viene. Randazzo  ofrece, desde bases menos sólidas en lo electoral, la posibilidad de un horizonte mas ancho. Cristina tiene para mostrar un techo mas bajo pero con banderas propias que fidelizan votos cómo nadie. CFK le propuso al crédito de Chivilcoy el primer lugar en la lista de diputados pero el ex Ministro reclama internas para que el voto de la gente respalde sus aspiraciones   y no que todo lo vuelva a resolver ella. Cristina no quiere  las PASO porque eso significa discutir su condición de Jefa y el debate no avanza hace mucho. Quedan tres semanas para saldarlo y parece muy complejo. El problema es que sin internas o sin acuerdos está muy claro que quien gana es el Gobierno