lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
08/05/2017
     
Mas distancia

Ahora fue María Eugenia Vidal quién desde el oficialismo se separó y cuestionó el fallo de la Corte en el Dos por Uno. Continuidad de la línea que empezó Marcos Peña y siguió Frigerio. Antes había sido Santiago Cantón. Proyecto de Pinedo para acotar beneficiarios. Alberto Fernández el mas crítico. Estela de Carlotto y el contexto. La marcha del miércoles.

  "Los delitos de lesa humanidad no deben ser tratados cómo delitos comunes" dijo hoy la Gobernadora en una definición mas del PRO tratando de alejar un poco mas al Ejecutivo de cualquier tipo de acercamiento con el cuestionado fallo de Rosenkranz, Rosatti y Highton de Nolasco.  Las aclaraciones empezaro con tardanza. Primeramente Claudio Avruj, Secretario de DDHH dijo "respetar el fallo" y "acatar lo resuelto por el máximo tribunal" sin señalar ninguna objeción. Mas tarde, ante la lluvia de cuestionamientos de propios, ajenos y reconocidos consitucionalistas cómo Daniel Sabsay,  Andrés Gil Dominguez y Ricardo Gil Lavedra, empezó el distanciamiento.

 Daniel Lipovetsky, diputado PRO de la Provincia fue el primero el jueves en marcar sus diferencias. Federico Storani también había sido muy crítico y en el mismo sentido se había manifestado Santiago Cantón, titular de DDHH de la Provincia de Buenos Aires.  El sábado Marcos Peña expresó la primera opinión contraria contundente: "Consideramos que es un símbolo de la impunidad". El domingo se manifestó en el mismo sentido el Ministro del Interior y hoy fue el tiempo de María Eugenia Vidal.

  Desde la oposición se escuchó a Victoria Donda diciendo "Quiero que el propio Macri repudie el fallo" pero tal vez la voz mas cuestionadora fue la de Alberto Fernández "No tengo certezas, pero si la convicción que el Gobierno impulsó este fallo con el objetivo de liberar genocidas y torturadores". El ex Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner y CFK, hoy en el Frente Renovador de Massa, trabaja en Capital con un conjunto de dirigentes peronistas tratando de construir una alternativa electoral para oponerse a Elisa Carrió y Martín Lousteau.

  La oposición del Gobierno respecto al fallo de la semana pasada intenta no ser meramente declarativa. Federico Pinedo anunció ayer que presentará un proyecto tratando de acotar lo máximo posible la lista de posibles beneficiarios de la resolución de la Corte: "Lo he hablado con varios de los senadores del oficialismo y lo estamos presentando en estos dias". Importa mas el gesto que el posible resultado. Cambiemos es minoría clara en la Cámara Alta y parece difícil que el FPV respalde un proyecto ajeno en un tema de tamaña sensibilidad.

  En  sus declaraciones los integrantes del oficialismo destacan la absoluta independencia de la Corte y por lo tanto niegan y descartan cualquier guiño del Ejecutivo. Tampoco avanzan en ese sentido otros opositores al margen de Alberto Fernández. Sin embargo, Estela de Carlotto tiene posición diferente: "Hay que observar el contexto y esto es lo que genera dudas. Cuando asumió su Gobierno le pedimos una audiencia al Presidente y no nos recibió, nos derivó con su Secretario de DDHH. Desmantelaron toda la política de derechos humanos que se llevaba a cabo desde el Ministerio de Educación, en campaña había hablado del "curro" de los Derechos Humanos y luego apareció Lopérfido negando los 30.000 desaparecidos. Cuesta creer que Ejecutivo esté completamente alejado del fallo de la Corte"

  La marcha de pasado mañana es otro dato político importante. Será en Plaza de Mayo porque la zona frente a Tribunales está inutilizable por reformas. Todo indica que será muy importante. En un marco donde el Gobierno expresa que la campaña para las elecciones de octubre estará mas centrada -por falta de resultados -  en la política que en el economía habrá que ver cuál es la percepción social del miércoles: El Gobierno es completamente ajeno -y padece- la resolución cortesana o es parte de una estrategia dispuesta a revisar la política judicial y de Derechos Humanos del kirchnerismo durante sus tres gobiernos.